Esteban Acuña – Sustento y Abundancia

Esteban Acuña – Sustento y Abundancia

Publicado en: Entrevistas | 0

Esteban Acuña

Después de investigar el judaísmo desde el año 2002, Esteban Acuña se enamoró de la Kabbalah, ciencia ancestral, y decidió tomarla como camino de vida. Fue guiado por grandes referentes y también estudió becado en The Kabbalah University. El año 2015, a través de cursos, hizo público su conocimiento y lo llevó a desarrollar su mayor proyecto: Fundación Kabbalife, del cual hoy es presidente. Actualmente, desarrolla talleres, charlas, K-Coach y otros servicios.

¿Cómo perderle el  miedo al dinero?

Si me preguntas por el miedo, tenemos que hablar de otra cosa al mismo tiempo: del amor. La Kabbalah nos dice que el universo se sustenta en dos pilares: pilar derecho e izquierdo, pero es una energía. El amor y el temor son parte del mismo sistema, como el Yin y el Yang. El miedo es hijo del temor y opuesto al amor, entonces si alguien le tiene miedo al dinero es porque le falta amor en su vida, no solamente amor de pareja. En general, la gente que le tienen miedo al dinero y que fue mi caso por muchos años, es porque en su vida le enseñaron a amar circunstancias en las que no hay mucho dinero, por ejemplo, sentirse orgulloso de su pobreza. Esas ideas generan que la persona emocionalmente ame las situaciones donde hay carencia y le tenga temor a las situaciones donde hay abundancia. ¿Cómo lo superamos? Primero que todo, tenemos que reconocer dónde nos programaron, por si alguien nos dijo en algún momento que el dinero era malo.

¿Y energéticamente el miedo y el amor tienen una vibración distinta o es la misma vibración?

Son totalmente opuestas, pero tienen el mismo poder. Si aumenta el amor disminuye el miedo, si aumenta el miedo disminuye el amor, entonces como yo pierdo el miedo al dinero, va a sonar súper fuerte lo que te voy a decir, pero tienes que empezar amar el dinero aunque sea a la fuerza.

¿Cómo en la práctica puedo llegar amar el dinero?

El dinero permite tener cosas que te dan placer, entonces no es que yo ame el dinero por el dinero. Por ejemplo, a mi me encanta el café y el dinero me permite comprar café. Como amo el café, el medio para conseguirlo es  dinero. Entonces no enfocar el dinero en sí, sino en lo que el dinero me permite adquirir, entender el dinero ahora, porque en otro mundo podría ser otra cosa, pero hoy día en nuestro mundo el dinero es el medio de poder tener la mayoría de los tipos de placer que nosotros deseamos. Hay que empezar a darle a nuestro cerebro asociaciones placenteras y entender que todo rechazo que tenemos con el dinero no es nuestro, viene de otras personas. Warren Buffett, multimillonario, decía: “el dinero no te cambia, el dinero te potencia. Si fuiste una persona de porquería el dinero te va hacer más de porquería y si eres una buena persona el dinero te va a ser mejor persona”.

¿Entonces es cómo resignificarlo?

Es resignificarlo y asociarlo al placer, porque lo que el alma humana percibe es placer, vivimos para eso. La Kabbalah dice “somos vasijas que deseamos llenarlo de placer todo el tiempo”.

¿Dónde se gesta la desconexión con la abundancia, hay algún momento que eso podría ocurrir?

Hay varias causas. Una es la programación cultural. Hay un estudio de la Universidad de Harvard, que dice que nosotros somos el promedio de las opiniones que escuchamos a nuestro alrededor. Si nosotros escuchamos regularmente diez fuentes distintas de información, nuestro sistema promedia esa información y crea una nueva opinión.

Probablemente desde una determinada edad ya tenemos una opinión, un acercamiento con el dinero.

Efectivamente. Puedo poner mi ejemplo, si tú le preguntas a mi hija: “¿cuánta plata tiene tu papá?”, te dice infinita. Eso es lo que cree y es la idea que crea, que hay infinita plata y que le pasa a esa edad a la mayoría de la gente. La de origen más pobre escucha: “no hay plata”, “hay que cuidar la plata”, “la plata se gana con esfuerzo y sacrificio”, “hay que sacarse la cresta para ganar plata”, y todas esas cosas van quedando y puede ser que después esa persona crezca, estudie y tenga una carrera, pero su sensación es que se tiene que sacar la cresta, que tiene que esforzarse mucho, entonces la desconexión de la abundancia parte de la casa cuando somos pequeños. Luego en el colegio nos enseñan: “si ustedes no estudian, no van a ser nadie”, y de nuevo está el tema que tú eres de esta o determinada clase y también es cultural.

A mí me preguntaba hace muy poco una persona, y me decía si el tener un buen sueldo,te puede llevar a perder la humildad.

Hay gente que tiene ese temor, porque asocia la humildad a la pobreza. Hay que explicarle que la humildad es un valor que no está condicionada a cuánto tengas o no tengas, o a cuánta sabiduría tengas, o a cuánto conocimiento.

¿Qué prácticas cotidianas podemos recurrir para proyectarnos o reconectarnos con el dinero?

Es súper bueno desarrollar lo que se llama la apreciación. La apreciación significa aprender a darle precio o valor a lo que tenemos, no dar por sentado nada. Por ejemplo, una de las prácticas que seguimos la Kabbalah es que cuando nos levantamos en la mañana damos gracias por el Alma y luego, antes de comer, damos las gracias por la comida y por la ropa. Está bien ser agradecido, pero resulta que cuando tú agradeces de acuerdo a la Kabbalah, activas, por decirlo así,  un poder cósmico que en hebreo se llama Hodde, que podríamos traducirlo como reverberación, que es como si el Universo dijera: “esta persona aprecia lo que tiene, démosle más”.

¿Por lo tanto la conexión con la abundancia no ocurre hasta que la persona toma consciencia de lo que tiene?

Cuando toma consciencia y aprecia los beneficios, tiene más. Hay que partir valorando lo que hoy tenemos. Está escrito en el Pirké, ¿quién es rico? El que está contento con lo que tiene. Ahora, eso se puede mal entender dado que me quedo con lo que tengo, pero no es que te  quedes, es con lo que tengas estés contento. Eso va a hacer que llegue más, y cuando llegue, vas a estar más contento. Si no puedes estar contento con lo que tienes, nunca vas a tener más. Otra práctica es cuando uno recibe dinero, una transferencia o recibes dinero en las manos, hay que tomarse unos segundos para valorarlo. No es como recibir la plata y listo, sino tomarse unos segundos para decir: “Ok, esto es una recompensa por algo que yo hice y es valioso para mí”.

Hay un perfil de personas que para cuidar su riqueza, la guardan. ¿Es muy probable que no fluya la abundancia en sus vidas?

Puede que no pierdan dinero y que hasta ganen más, pero como el sistema funciona perfecto ellos pierden en otra área. La gente que no comparte, pierden en el área de la salud o en el área familiar. Esto lo escuché de Rav Daniel Ginerman, él dijo: “el universo te da lo que tú te mereces y te da una parte que no es para ti, para que tú tengas el mérito de dárselo a alguien más”. La Kabbalah siempre dice que uno tiene mitad estudio y mitad experiencia. Te puedo decir desde la experiencia que no hay una sensación más satisfactoria que satisfacer la necesidad de alguien más, cuando tú le das dinero a alguien que lo necesita o le das algo material a quien lo necesita y lo ves feliz. La sensación de plenitud interna que viene primero es maravillosa y te dan ganas de repetirla, pero esa es sólo la primera consecuencia, porque luego eso se te devuelve. La clave de la Kabbalah es compartir, cuando tú compartes atraes para ti.

¿La abundancia sólo apunta al dinero o puede conceptualizarse de otra manera?

El dinero puede ser una forma en que el universo te muestra la abundancia, pero tampoco hay abundancia sin dinero, al menos en nuestra sociedad. Esto que te voy a decir ahora es muy importante: los Kabbalistas explican que la abundancia material viene a este mundo de la misma dimensión de donde viene la energía para las relaciones saludables.

¿De la misma fuente?

El mismo espacio divino si quieren llamarlo así, energético. Donde surge el dinero en este mundo, de ahí surge la energía sexual saludable y surge la salud mental. Entonces, por ejemplo, una persona que tiene mucho dinero, pero su mente no funciona bien y no tiene relaciones sexuales saludables, está careciendo de algo y todo esto, en general, está asociado. La culpa elimina la abundancia que cualquier otra cosa.

Desde la Kabbalah, ¿cómo se revierte la culpa? Ponte tú, desde las Flores de Bach es desde el perdón a sí mismo.

La culpa se elimina y se transmuta con el placer, aprendiendo a disfrutar. Por ejemplo, a mi me toca ver en sesiones de coaching, y gente que dice que come y le duele la guata. Estamos tan condicionados a la culpa que ya estaba programado el dolor, porque no comes lo que quieres, lo que deseas. Una de las claves para eliminar la culpa y atraer abundancia es aprender a disfrutar. Nos merecemos disfrutar porque es nuestra naturaleza.

¿Cuáles son las creencias limitantes más recurrentes con respecto a la no generación de dinero?

Son varias, pero una de las más recurrentes es si yo gano más, alguien va a ganar menos. Eso es un error, porque energéticamente hablando la abundancia es infinita. Los animales tienen esa conciencia, que hay poco, entonces dos hienas se pelean por un pedazo de carne, porque en su consciencia de animal es lo que hay, en cambio una persona consciente sabe que alcanza para todos. No importa cuántos millones tú ganes, el otro también puede ganar los mismos millones o más.

¿Y las creencias limitantes también son construcciones culturales?

Culturales, programaciones. Por otro lado está la otra creencia que “yo no me merezco más, no merezco más”, y ahí viene la culpa.

¿Y cómo yo decodifico ese patrón?

Es fácil, tú tienes que hacerte esta pregunta y va a sonar chistoso porque es obvia. ¿Me vendría bien más dinero? Todos dicen que sí, entonces por qué no lo tengo. Si me vendría bien más dinero y si no lo tengo significa que algo pasa en mi vida que no lo estoy atrayendo y ahí es que me tengo que preguntar ¿qué me enseñaron mis papás sobre el dinero?, ¿qué me enseñó la religión sobre el dinero?, ¿qué me enseñaron en el colegio sobre el dinero?, para reconocer cuándo te programaron y de inmediato decir: “esa creencia está equivocada”. Hoy día se ha demostrado en estudios científicos que nuestras células nos escuchan, entonces si tú dices: “por la cresta que me cuesta ganarme la plata”, las células nos escuchan, se programan y nos va a costar. Vas a tener que trabajar 2 horas más todos los días. Pero si tú dices: “la plata me fluye”, la plata te llega.

¿Uno se puede enviar mensaje amoroso también?

Siempre. Por eso uno tiene que hablar con su cuerpo y darte un ratito para que tus células escuchen, cachai, y todo fluye, todo está fluyendo y tú lo ves en tu vida.

¿Abundancia y prosperidad van de la mano?

Prosperar es ir creciendo, entonces no se puede prosperar sin abundancia, ese es el punto. La abundancia es la energía que te permite prosperar, que básicamente es no sólo lograr algo sino trascender con ese algo, avanzar.

¿Y el sustento?

El sustento tiene que ver con lo que te sostiene. Por ejemplo, hay gente que tiene muy buenos sueldos, pero no les dura nada. Se les va en un rato, que quiere decir, que ese dinero que les está llegando no lo está sustentando y el sustento está asociado a la energía que te mueve mientras ganas tu sustento. Por ejemplo, si tu trabajo no te hace feliz, tu trabajo nunca te va a sustentar. Te ayuda a pagar las cuentas, a sobrevivir, pero no te va a sustentar.

Con respecto al pedir y el recibir, ¿cómo saber si van de la mano?  ¿qué tan importante es aprender a pedir?

Esta es una pregunta excelente. Pedir no es lo mejor, porque el pedir en el lenguaje y en la significación incluye la carencia. Si yo pido es porque no tengo, entonces cuando uno quiere algo de parte del universo o de Dios, o como sea que tu lo veas, lo que uno tiene que aprender es a desear, no a pedir, porque el desear es deseo y el deseo es deseo que me llegue, el pedir incluye que carezco de algo. En Kabbalah uno no reza diciendo: “Dios dame”, es como deseo tal cosa para mi vida, porque en Kabbalah como somos deseo por naturaleza lo que le estoy diciendo al universo es: éste deseo que soy yo se va a satisfacer con esto, con esto y con esto.

¿La abundancia no discrimina?

No, porque el universo es mecánico, por eso existe una línea de la ciencia que se llama mecánica cuántica, esto es un sistema, y los sistemas funcionan con leyes. Como el sistema de un auto. El auto no tiene moral, no tiene ética, porque no responde a lo moral, responde a un sistema. El universo es igual, hay un sistema y hay un diseño. Tú lo activas y el sistema funciona y no cuestiona tu moralidad, cuestiona tu deseo y tu capacidad de recibir, punto. La moral no tiene que ver con eso, tiene que ver con cuán conectado estás con el sistema.

Por ejemplo, en una oficina o en un hogar, ¿cómo se conecta un espacio con la abundancia?

Todas las cosas materiales tienen “un dueño” energético que es el responsable de ese espacio. En una casa el dueño tiene una consciencia que manda sobre esa casa, entonces, por ejemplo, si el dueño de casa es abundante, en esa casa va haber abundancia. Si es una oficina, el responsable de esa oficina es el que atrae la abundancia hacia esa oficina.

Entonces, puede ser una persona muy desconectada de la abundancia y por más ritos que haga, ¿no pasa nada?

No pasa nada. Tu consciencia no está conectada. Por ejemplo, si tú le derramas agua a este escritorio y no te importa, ¿qué conciencia tienes tú? Que esto no te importa, no estás apreciando lo que tienes.

¿Hay algún tipo de rito o amuleto recomendable para estas instancias?

Yo creo que no, porque todo tiene que ver con la consciencia. Ahora, sí es muy buena la práctica de tener una cajita donde la gente que viene a tu oficina pueda dejar algo y después tú lo uses para ayudar a  la gente que tiene necesidad. En todos los lugares donde uno estudia Kabbalah siempre está la cajita de la caridad, entonces la gente deja ahí y estás diciendo que en mi espacio hay un espacio para compartir con otros. La consciencia es la que tiene que generar la conexión.

Esteban realizará dos actividades: “Descubre tu Superpoder: Encuentra tu vocación o propósito”  y el  “Seminario de sustento y abundancia” si le escribes  a educarelcorazonchile@gmail.com

y dices que vienes de parte de www.nicolleknust.cl tendrás un  25% de descuento en cualquiera de estas actividades. También puedes visitar su página web www.EstebanAcuna.com

Dejar un comentario